La mujer escribe y eso es lo que importa










16 de agosto de 2017

Diana Moncada, 3 poemas 3


Fotografía de Brooke Shaden


Soy un puñado de deseos en protesta.
Soy la marca del descenso al mar profundo.
La piel es vestidura que me pesa.
Los cabellos cubren lo que ya no deseo ocultar. 
Los muslos hacen erupción.
Las manos están borrachas de texturas obscenas. 
Los pies se van entregando
                          se van enterrando

                                         se van desarmando.



Fotografía de Anka Zhuravleva



VINE A PERDER

Vuelvo sobre la misma grieta como una máquina destartalada.
Vuelvo sobre el mismo error,
sobre la misma cacería de blancos espejos.

Vuelvo, aun sabiendo que la palabra me es sensualmente inútil,
aun sabiendo que no daré nunca con ningún maldito clavo
sabiendo que nada podré decir
sobre los lobos ahogados en la carroña de mi tedio.

Vine con el poema
-ciegamente-
a perder.




Fotografía de Amber Ortolano



¿Cuántas palabras ajenas
dormitan en mi lengua
a la espera de encontrar sus dueños?
Pobres palabras malheridas
              palabras infieles
                              palabras que soñaron con ser cuerpo
palabras que se alejaron de mí
                              y dejaron de ser mías





Diana Moncada
(Caracas, Venezuela, 1989)
Reside en Lima
POETA/PERIODISTA CULTURAL
para leer sus columnas en: REVISTA PHILOS
para leer más en: LA MAJA DESNUDA

1 comentario:

lunaroja dijo...

Oh, asombrosamente, increíblemente bello..desgarro puro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...