La mujer escribe y eso es lo que importa










16 de octubre de 2017

Charlotte Mew, 2 poemas 2


Fotografía de Evelyn Bencicova



JUNTO AL LECHO

Alguien ha cerrado los ojos,
enderazado y plegado las manos movedizas,
cubriendo el pecho inquieto;
así, suavizado y acallado yaces
como un niño
que no será, otra vez,
interrogado o reprendido
pero ninguno de nosotros cree
que esto sea, para ti, descanso.

Así como el cerrar las ventanas
no nubla ni amortigua el azul del cielo
ni la pantalla puesta delante de la llama
somete su fuerza,
así, si acerco mi mejilla a la tuya,
tus labios grises, como la madrugada,
temblarían enrojeciendo,
irrumpiendo en la antigua y singular sonrisa
ante este fraude de muerte.

Porque toda la noche
no te has dirigido a nosotros
ni has hablado
ya es hora de que despiertes;
tus sueños no han sido profundos.

Yo, por ejemplo, he visto
sus hilos delgados y retorcidos
entubiarse y, de súbito, romperse.
¡Esto es sólo una piadosa ficción de sueño!




BESIDE THE BED

Someone has shut the shining eyes, straightened and folded
  The wandering hands quietly covering the unquiet breast:
So, smoothed and silenced you lie, like a child, not again to be questioned or scolded;
  But, for you, not one of us believes that this is rest.

Not so to close the windows down can cloud and deaden
  The blue beyond: or to screen the wavering flame subdue its breath:
Why, if I lay my cheek to your cheek, your grey lips, like dawn, would quiver and redden,
  Breaking into the old, odd smile at this fraud of death.

Because all night you have not turned to us or spoken 
  It is time for you to wake; your dreams were never very deep:
I, for one, have seen the thin,
bright, twisted threads of them dimmed suddenly and broken,
  This is only a most piteous pretence of sleep!



Fotografía de Maria Svarbova



AMOR MARINO

La marea va y viene por el extenso mundo.
Recuerdo que creíamos, en el último junio,
que el temblor, la llamada de un corazón amante,
como el mar, durarían.

Aquí, los pequeños peces lanzan burbujas, nadan
con el viejo resplandor de la luna
sobre la arena gris, mojada;
pero ya no somos el uno para el otro
más que ese viento que pasa rozándome la mano.



SEA LOVE

Tide be runnin' the great world over:
'Twas only last June month I mind that we
Was thinkin' the toss and the call in the breast of the lover
So everlastin' as the sea.

Heer's the same little fishes that splutter and swim,
Wi' the moon's old glim on the grey, wet sand:
An' him no more to me nor me to him
Then the wind goin' over my hand.

1919




Charlotte Mew
(Bloomsbury, Londres, Reino Unido, 1869-1928)
POETA/CUENTISTA
en Poesía de habla inglesa. Las Mujeres, Need Ediciones, 1999
Selección, traducción y prólogo de Roberto Díaz
para leer más en: EL ESPEJO GÓTICO

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...