La mujer escribe y eso es lo que importa

"Nolite te bastardes carborundorum"










9 de diciembre de 2017

Elaine Feinstein, 3 poemas 3


Fotografía de Viviane Nathan




JERUSALEM

Tus piedras todavía sostienen el resplandor de un sol de junio
hasta que la noche del desierto gotea
un manto azul oscuro sobre las calles

bruscamente, como siempre en el Levante.
Cuando te vi por primera vez,
un cable punzante taladró tu corazón,

y la claridad de tus estrellas me perforó
como un Dios tribal antiguo.
Revendí todos mis dijes de plata

de manera que pude deambular por los callejones angostos
con tu polvo blanco
en mis sandalias durante unos pocos días más,

beber té de menta con mi amante marroquí
bajo armas jordanas antes de que
me fuera por el Londres lluvioso y el hombre con el que me casé.

Traducción de Myriam Rozenberg





Interior woman reading, obra de Edward Hopper


AFGANO

Mi taxista de ayer era un afgano
que llevaba viviendo en Londres varios años.
Lo que más echa en falta, me explicó,
era la sensación de que aquello que hacía
le importase a alguien.
No había ganancias.

Sus vecinos apenas provocan en él nada más que un ápice
de ocasional nostalgia o adrenalina.
Está exiliado. Yo esta noche estoy sola,
simplemente una mujer sentada y desvestida
en una habitación de Edward Hopper.

Traducción de Viernes
extraído de CIUDADES IMPREVISTAS


AFGHAN

My taxi driver yesterday was an Afghan
Living in London for some years.
What he misses most, he explained, was
the sense that what he does matters to anyone.
There are no gains.

His neighboursrarely provoke him to more than
flickers of shame or occasional adrenalin.
He is in exile. Tonight I am alone,
Simply a woman sitting undressed
in an Edward Hopper bedroom.

de Talking to the Dead, Carcanet, 2007




Fotografía de Jennifer Timmer Trail



CAMAS

Anoche me preguntaba dónde te habías ido a dormir. 
No estabas en la cama. No había nadie en tu silla. 

A través de cada ventana de la blanca luna llena miré. 
Me estremecí en el jardín. ¿Dónde estás, cariño? 

Llamé miserablemente: Tomarías frío. 
Despertando, dejo que los hechos del día se desarrollen.

Traducción de Hugo Zonáglez

BEDS

Last night I wondered where you had found to sleep.
You weren't in bed. There was no-one in your chair.

Through every window the white, full moon glared.
I shivered in the garden.  Where are you, my darling?

I called out  miserably:  You will catch cold.
Waking, I let the daytime facts unfold.

de Talking to the Dead, Carcanet, 2007






Elaine Feinstein
(Bootle, Reino Unido, 1930)
POETA/NOVELISTA/TRADUCTORA
para leer más en: HUELLAS EN LA CIÉNAGA
su WEB




2 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Me encantan los poemas narrados con precisión como cuentos cortos protagonizados por el poeta, en este caso la poeta, son como crónicas de su diálogo interior, no?

Me encantó Elaine Feinstein.

lunaroja dijo...

Me gustó mucho esta poeta, es concisa, certera y sus versos son de extrema belleza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...