15 de junio de 2018

Verónica Aranda, 2 poemas 2


Fotografía de Austin Tott



NOMBRAR

He aprendido a sólo nombrar el amor desde ciudades extrañas.
Julieta Valero

He aprendido a nombrarte bajo los apagones,
cuando sabemos que la noche es llaga,
patio interior, furtivos alhelíes.

No se explican los claustros
sin la fragilidad de los ayunos
y versículos nómadas. La lluvia,
cayendo torrencial sobre los bulevares,
no impide que nombremos el amor
en ciudades extrañas
donde asumimos dos identidades:
laurel, nocturnidad que nos arraigan
en la raíz del miedo primigenio.




Fotografía de Austin Tott



EMBARQUE

Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca,
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimiento.
Konstantino Kavafis

Sé que el viaje también era una forma
de escapar del amor o de entendernos
sacrificando establos sosegados.
Sin indagar el rumbo,
subirse a la primera caravana
y percibir en ruta, a la intemperie,
todo el peso que tienen las palabras
medidas en la ausencia,
y la revelación de una pos
entrega cuando intuyo el panteísmo
al paso de un rebaño tramontano,
y a dos jornadas de las atalayas,
vaciada de brújulas la alforja,
atravesar ciudades invisibles.

de Postal de olvido, Ediciones El Gaviero, 2010



Verónica Aranda
(Madrid, España, 1982)
POETA/LICENCIADA EN FILOLOGÍA HISPÁNICA/
GESTORA CULTURAL/TRADUCTORA
para leer una entrevista en: LUZ CULTURAL MAGAZINE
para leer más en: LA PÁGINA DE ANDRÉS MORALES
su BLOG



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...