30 de julio de 2018

Glauce Baldovin, Entonces será verde mi sangre...



de la serie Ley Natural, foto/collage de Merve Özaslan




ENTONCES SERÁ VERDE MI SANGRE...

Entonces será verde mi sangre savia
y yo seré un nenúfar de hojas gigantescas
en la laguna de cinco puntas a mil quinientos setenta
                                                                                       y nueve kilómetros
de la Tierra
girando en todas las latitudes tres veces cada veinticuatro horas:
en la aurora  al mediodía  en el límite mismo entre el crepúsculo
                                                                                                       y la noche.
Y mis flores blancas de ardiente corazón dorado irán cayendo
                                                                                              pétalo a pétalo
en el espacio.
En la luna, Júpiter, Urano, en mi estrella el Sol
y en otros mundos: aquellos que se abren en gran espiral
                                                                                                    y se cierran
en abismal poliedro.
Mundos desde donde nos viene el olfato, el gusto a sal, la fantasía, 
                                                                                                          el amor,
el odio, la ternura.
Y ese milagro renovado a cada instante: la capacidad de asombro.

Y tú, Lara Fidel nacido en la última década del milenio
por la luz de qué estrella treparás danzando al universo
haciendo señas con tus manos largas largas
y tus ojos de un color aún no conocido entre la castaña
                                                                                                 y el turquesa.
Qué poema traerás en tus venas por donde correrá la sangre
                                                                                    mezclada con savia.
Sangre que es de fuego y aire
savia que es de tierra y agua.
¿Cuántos lunares tendrás en el pecho en la espalda en los muslos
formando un símbolo nuevo: draudo, cráspide, Terencio
siete nueve once o un número cabalístico hasta hoy desconocido?
Mensajero de otros tiempos otros mundos. ¡Del futuro!
Desde ya te ofrezco mis manos para que juegues un juego
                                                                                         aún no inventado
y algo que se llama amor
y que aún no gestado con frenesí con calma con alegría
en esa línea que oscila entre la sensatez y la locura
te está gestando.




ph Bibiana Fulchieri
Glauce Baldovin 
(Río Cuarto, Córdoba, Argentina, 1928-1995)
de Mi signo es de fuego /Poesía completa, Caballo Negro Editora, 2018
Compilado por Alejandra Baldovin
Textos introductorios: Elena Anníbali y Julio Castellanos
una nota en: EL FARO (Revista Federal del Programa de Cultura del CFI)
para leer MÁS

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...