3 de septiembre de 2018

Liliana Bodoc, 2 poemas 2 (+1)


Liliana Bodoc fotografiada por Pablo Betancourt



PRIMERA PERSONA

Yo, primera persona del singular.

Yo tengo
      
Pero Yo no soy Tengo
porque
si un huracán se lleva todo
y me deja tan solo con lo puesto.
Yo seguiría siendo.

Yo estoy.
      
Pero, atención,
porque aunque cambie de lugar,
aunque cambie de barrio y de ciudad
yo sigo siendo.

Por las noches yo duermo
pero no soy Dormir
porque cuando despierto
sigo siendo

Yo canto.
¿Y si no canto?
Yo juego.
¿Y si no juego?
      
Yo estoy aquí y allá
yo tengo, yo no tengo
yo canto y desencanto
yo esta tarde no juego
pero yo sigo siendo.
      
Yo soy yo cuando Soy.
              
No soy Tener.
No soy Estar.
Yo soy
Ser
en primera persona del singular.

extraído de: THE CLINIC




Foto: Gentileza Familia Maldonado para Rolling Stone



POEMA ADOLORIDO POR SANTIAGO

Hoy me despertó el alma.

Anochece, me dijo.
Se pone oscuro mientras hacés fiaca.
Si corrés, llegás antes que la lluvia.
Llevate por delante las frazadas, escupite las manos
y salí con medio pie descalzo.
Pero es ahora, antes de que nazca y le pongan un nombre.
Vestite con tu sombra, improvisá un espejo.
Pero corré.
Si corrés, llegás antes que la muerte.
Antes de que crezca como un gorrión de monte
y se deje la barba.
Llegá para besarlo como un hijo,
un amante, un hermano.
Tu instante de tardanza es su martirio.
Así que levantate,
ignorá los escombros de tu cuerpo
atropellá el café que se te pone enfrente,
y arrancá para el sur.

Donde sea que esté
habrá una luz naciente,
una señal del cielo,
un grito de la tierra.

Donde sea, en la vida o en la muerte,
Santiago está esperando.

extraído de: PALABRAS AL BORDE





B O N U S  T R A C K



Ilustración de Cocoon (Toshiyuki Enoki)




LA POESÍA

Recuerdo muy bien aquel mundo de agua donde empezó mi vida. Lo recuerdo porque puedo imaginarlo, porque puedo conjeturarlo. Ese mundo de agua, redondo y sin fondo, donde adquirí mi forma fue la metáfora primera que conocí. Y el canal entre mi madre y yo, fue el primer verso.

Porque la poesía es una conjetura acerca de lo inefable. Un modo, quizás el único, de acercarse a las quimeras.

Recuerdo también el día en que mi madre se quedó parada a mis espaldas, mientras yo subía las escaleras de la mano de una mujer vestida con guardapolvo blanco. La mujer me dijo que no llorara, que iba a enseñarme a dibujar la letra m. Entonces, llegó de nuevo la poesía. Y entendí que el lenguaje puede ser la extensión del regazo materno.

También recuerdo cuando ocurrió al revés, y fue mi propio vientre una metáfora de agua. Puedo recordar cuando yo fui la madre detenida a espaldas de mi niña. Aquella vez, regresó la poesía a explicarme los sentidos del tiempo.

Hoy recuerdo mi muerte.

Puedo recordarla porque puedo imaginarla, puedo conjeturarla.

Si en ese trance consigo aceptar que es nuestro deber dejar sitio a los otros, entonces la muerte no será más que la mejor metáfora del amor.

extraído de: V JORNADAS DE POÉTICAS DE LA LITERATURA ARGENTINA PARA NIÑOS





ph Audiovideoteca de Buenos Aires
Liliana Bodoc
(Santa Fe, 1958-Mendoza, Argentina, 2018)
ESCRITORA/POETA/ACTRIZ/LECTORA DE POESÍA
PROFESORA DE LITERATURA ESPAÑOLA Y ARGENTINA
para leer una entrevista en: SOPHIA
para leer más en: MIRADAS DEL CENTRO







TEDxJoven@RíodelaPlata - Liliana Bodoc - Mentir para decir la verdad, 2012 

2 comentarios:

lunaroja dijo...

Muy muy buenos!
Gracias!

RECOMENZAR dijo...

me encanta tu blog tiene vida

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...