La mujer escribe y eso es lo que importa










6 de mayo de 2011

Ana Wajszczuk, Las chicas que escribimos (+1)







LAS CHICAS QUE ESCRIBIMOS

A las chicas que escribimos
alguna vez nos llamaron al festín, al convite
a nosotras que escribimos todos los deseos con cada pulso

y allí nos fuimos
y allí nos perdimos apenas un piecito cruzó el espejo

¡todas las palabras se abrieron capullos dentro nuestro!

las chicas que escribimos vivimos entretejidas
en sueños estridentes como todo secreto
Yo en el verdor, ella con los cactus bebé
niñas atragantadas llevamos dentro
llevamos pequeñas Alicias pornostar danzando
en tacos aguja de cristal ceniciento

¡ah, el deseo que nos ahoga!
¡ah, si la sed no nos resecara más que los labios-frutilla!

las palabras de las chicas que escribieron antes de nosotras
-so close, so faraway-
viven en donde habitamos
enredadas quedaron en sus disfraces antiguos

y todas creamos el mundo
desde nuestros versitos
porque no hay otra manera de crearlo

porque todo lo demás huele a big bang trash

A las chicas que escribimos nos duele
todo el tiempo la decepción
y morimos siempre que sobreviene el mediodía

princesas húmedas en love-trip
nosotras las chicas que escribimos
aullamos
mientras nuestra piel miente la seda
luego nos queda el consuelo de descoser las palabras
amorosas hilarlas en nuestras ruecas
con el paso de las horas oscuras

luego salir a lo verde

somos ninfas de un bosque
del cual ustedes sólo pueden entrever el follaje

a nosotras que corremos por la fascinación de las calles
de una ciudad donde nacen mundos
como abismos que unos a otros se miraran

a nosotras que nunca sabremos qué hacer
con tanto deseo de todo

a nosotras todo

que vamos etéreas como telarañas desde donde espiar
y esperaremos penélopes
que las palabras que escribimos nos vuelvan

a abrazarnos en los umbrales desnudos
donde las chicas que escribimos
estamos tejiendo para siempre.

(de Trópico Trip)





Fotografía de James Murray




B O N U S   T R A C K



LA PETITE FILLE LITTERAIRE

Apareció el sol 
y el miedo de cegarme también 
presencia descarnada 
la que mira no soy yo 
sino la que de noche tajea el cielo
y al amanecer anda perdida 
emparchando fisuras 
la que se quiebra 
de tanto deseo de lo que no existe.



Ana Wajszczuk 
(Quilmes, Buenos Aires, Argentina, 1975)
para leer MÁS

3 comentarios:

Carmela dijo...

Qué hermoso mundo el de las chicas que escriben. ¿y las que las leemos tenemos nuestro mundo?¿somos invitados al banquete?
Meencanta la ilustración Emma como siempre te sales.
Besos

emmagunst dijo...

Hola Carmela! esa foto es de una publicidad europea, pero no recuerdo de qué! (ya voy a encontrar algo sobre nosotras, las chicas que leemos) Un abrazo y que sea un buen fin de semana!

Maia dijo...

Emma, te pido permiso para hacer catarsis y espero que no te enojes conmigo, el poema es muy bueno, pero toda esa cosa de misterio, superiorida, etc, que se le da a los escritores me saca...uno escribe porque le hace bien, un escritor no es mejor ni peor, ni está más cerca de la Verdad. Cada uno escribe por diferentes motivos, otros bailan otros hacen almohadas donde van a parar las lagrimas de algunos hombres y muejeres. ¿No es eso hermoso digno también de aplauso? Uno trabaja en lo que le ha tocado en suerte, la escritura es un don que se te da o no se te da, se cultiva; como se cultivan hortalizas para que podamos comerlas y seguir vivos. Lo único admirable es hacer el bien, EN LA PRACTICA.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...