11 de octubre de 2012

Julia Otxoa, Un poema



Fotografía de Egor Shapovalov



UN POEMA

Un poema no es un trozo de madera, 
no tiene por qué plegarse
a medir 7 x 3 centímetros sobre el folio. 
Hay magníficos poemas
de una sola línea, 
de una sola palabra o de ninguna, 
como la imagen de un niño en medio de la tormenta junto a la orilla de un río embravecido arrojando pedacitos de pan bendito a sus crecidas aguas para calmarlas.





Julia Otxoa 
(Donostia, San Sebastián, España, 1953)
de Trato preferente, Voces esenciales de la poesía actual en Español, 
Selección de Balbina Prior, Sial/Contrapunto, Madrid  2010
para leer MÁS

7 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Un mar de palomas blancas y espumosas.Los niños llevan poemas cosidos a los ojos...Besos

mónica pía dijo...

qué bello...! buscando algo más de la autora, que no conocía, encontré esta frase: "el secreto de la poesía pertenece más al náufrago que al navegante". Besos

EMMAGUNST dijo...

Demasiado apropiado Mónica Pía!!!
Personalmente lo siento así. Un abrazo

EMMAGUNST dijo...

Vera: no podés escapar de la poesía

:) A B R A Z O

Noelia Palma dijo...

Pensé en mi ahijado cuando leí el poema, se me hizo inevitable. Y cuántas veces somos el río embravecido y ellos vienen con el pan bendito a darnos lo propio, lo que les es natural...

Mariela Laudecina dijo...

Muy acertado ese poema - ars poética.
abrazos.

José Antonio Fernández dijo...

Vaya, realmente bonito.
Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...