11 de octubre de 2013

Reina María Rodríguez, Para cualquier árbol muerto




Fotografía de Anka Zhuravleva



PARA CUALQUIER ÁRBOL MUERTO

aquí
antes había un árbol
que quizá dio poca sombra
y alguna vez echó flores moradas
que pisamos sin querer,
antes allí había un árbol
hoy sólo está el tronco
donde me siento a pensar.
el tronco estaba enfermo
y alguien vino y lo cortó.
pero es bueno sentarse en el tronco de un árbol
muerto aún al saber
que no crecerán sus ramas nuevamente
y nunca podremos arrancar
de la tierra
sus raíces.


Reina María Rodríguez (La Habana, Cuba, 1952)
de Para un cordero blanco
Premio Casa de las Américas, 1984 
para leer MÁS




2 comentarios:

Leo Mercado dijo...

Es como amar el beso, no la boca.

Miriam Tessore dijo...

usted siempre me deja pensando...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...