La mujer escribe y eso es lo que importa

"Nolite te bastardes carborundorum"










15 de enero de 2014

Inger Edelfeldt, El verano de la infancia...



Fotografía de Dara Scully


El verano de la infancia no huele sólo a hierba,
a lilas y a piedras calientes, como los adultos piensan a veces.
También hay un hedor dulce a pájaro muerto
a aire viciado de sótano lleno de trastos viejos,
a ese escalofrío que te envuelve cuando entras a ver lo que se oculta al fondo
de la oscuridad.






Inger Edelfeldt (Estocolmo, Suecia, 1956)
su BLOG

4 comentarios:

Nausica dijo...

A esto me remito.
Besos van

Amando García Nuño dijo...

Con la infancia, a veces, pasa como con los sótanos. Nos seduce el escenario, su evocación de aventuras, pero hay que saber escapar de su aire viciado.
Gracias por revelarnos a la Edelfeldt.

Amanecer Nocturno dijo...

Nada mejor que la infancia para ilustrar a Dara :)

Vera Eikon dijo...

Maravilla!! Voy a husmear su blog. Bicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...