29 de noviembre de 2017

Charlotte Delbo, Oh, ustedes que saben (+1 y +)



Charlotte Delbo detenida en Auschwitz




OH, USTEDES QUE SABEN...

Oh, ustedes que saben
acaso sabían que el hambre hace brillar los ojos y que la sed los apaga
Oh, ustedes que saben
sabían que pueden mirar a su madre muerta sin derramar ni una lágrima
Oh, ustedes que saben
sabían que quien quiere morir por la mañana tiene miedo por la noche
Oh, ustedes que saben
sabían que un día dura más que un año un minuto más que una vida entera
Oh, ustedes que saben
sabían que las piernas son más vulnerables que los ojos
los nervios más duros que los huesos
el corazón más resistente que el acero
Sabían que las piedras del camino no lloran
que sólo hay una palabra para el terror
sólo una para la angustia
Sabían que el sufrimiento no tiene límite
ni el horror frontera
Lo sabían
Ustedes que saben




Ô VOUS QUI SAVEZ...

O vous qui savez
saviez-vous que la faim fait briller les yeux que la soif les ternit
O vous qui savez
saviez-vous qu’on peut voir sa mère morte et rester sans larmes
O vous qui savez
saviez-vous que le matin on veut mourir que le soir on a peur
O vous qui savez
saviez-vous qu’un jour est plus qu’une année une minute plus qu’une vie
O vous qui savez
saviez-vous que les jambes sont plus vulnérables que les yeux
les nerfs plus durs que les os
le cœur plus solide que l’acier
Saviez-vous que les pierres du chemin ne pleurent pas
qu’il n’y a qu’un mot pour l’épouvante
qu’un mot pour l’angoisse
Saviez-vous que la souffrance n’a pas de limite
l’horreur pas de frontière
Le saviez-vous
Vous qui savez



¡OH, VOSOTROS QUE SABÉIS!

Oh, vosotros que tanto sabéis
acaso sabíais que el hambre hace brillar los ojos y que la sed los apaga
Oh, vosotros que sabéis
sabíais que puedes mirar a tu madre muerta sin derramar ni una lágrima
Oh, vosotros que sabéis
sabíais que quien quiere morir por la mañana tiene miedo por la noche
Oh, vosotros que sabéis
sabíais que un día dura más que un año un minuto más que una vida entera
Oh, vosotros que sabéis
sabíais que las piernas son más vulnerables que los ojos
los nervios más duros que los huesos
el corazón más resistente que el acero
Sabíais que las piedras del camino no lloran
que sólo hay una palabra para el terror
sólo una para la angustia
Sabíais que el sufrimiento no tiene límite
ni el horror frontera
Lo sabíais
Vosotros que tanto sabéis

Traducción de Berta OG
extraído de: TRIBUNA FEMINISTA






Cuando vi eso que vi
sufrir
como vi sufrir
morir
como vi morir
supe que nada
nada era demasiado en esta lucha





B O N U S  T R A C K



(...) una joven está encerrada en una cárcel de París. Ha conspirado contra el ocupante alemán y la han detenido. Charlotte Delbo está sola en su celda, sometida al régimen de "noche y niebla", por lo que no tiene derecho a libros. Pero su compañera del piso de abajo sí puede sacar obras de la biblioteca. Entonces Delbo trenza una cuerda con hilos que arranca de su manta y logra subir un libro por la ventana. Desde ese momento Fabrizio del Dongo se aloja también en su celda. No habla demasiado, pero le permite romper la soledad. Unos meses después, en el vagón para animales que la lleva a Auschwitz, él desaparece, pero Delbo oye otra voz, la del misántropo Alcestes, que le explica en qué consiste el infierno al que se dirige y le enseña el ejemplo de la solidaridad. En el campo de concentración la visitan otros héroes con sed de absoluto: Electra, Don Juan, Antígona. Una eternidad después, de regreso en Francia, a Delbo le cuesta volver a la vida: la luz cegadora de Auschwitz ha barrido toda ilusión, ha anulado toda imaginación y ha declarado falsos los rostros y los libros… hasta el día en que Alcestes regresa y la arrastra con sus
palabras. Frente a lo extremo, Charlotte Delbo descubre que los personajes de los libros pueden convertirse en compañeros fieles. <Las criaturas del poeta –escribe– son más verdaderas que las criaturas de carne y hueso porque son inagotables. Por eso son mis amigas, mis compañeras, gracias a ellas nos unimos a otros seres humanos en la cadena de los seres y en la cadena de la historia>.

en Tzvetan Todorov: LA LITERATURA EN PELIGRO, Editorial Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2009.
[La cita de Charlotte Delbo pertenece a su libro: SPECTRES, MES COMPAGNONS, París, Berg International, 1995].




Charlotte Delbo
(Vigneux-sur-Seine, 1913 - París, Francia, 1985)
POETA/ESCRITORA/ACTIVISTA DE LA RESISTENCIA FRANCESA
de Aucun de nous ne reviendra, Editions Gonthier, 1965
éd., 1970, 1979, 1995
para leer más en: MUJERES QUE HACEN LA HISTORIA
MÁS

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...